Declaración de Lima fue entregada al Canciller

Publicado : 14 Agosto, 2012 en Portada, Prensa

El presidente de la Fundación Chile 21, Carlos Ominami, hizo  entrega al Canciller Alfredo Moreno, de la Declaración de Lima, documento suscrito por parlamentarios chilenos y peruanos, empresarios, ex comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y representantes de diferentes organizaciones de ambos países, que participaron en el “II Encuentro Peruano – Chileno: Pensando el Futuro”, desarrollado recientemente en la capital del vecino país, y en el que se analizó la relación bilateral en el contexto de la próxima fase oral del litigio limítrofe en la Corte Internacional de La Haya.

Al encuentro también asistieron: Eduardo Rodríguez Guarachi, ex embajador en Japón y Argentina; Juan Eduardo Errázuriz, empresario; Jaime Ensignia, director del Proyecto Socio Político de la Fundación Friedrich Ebert; Ricardo Herrera, ex cónsul de Chile en Bolivia; y Marcos Robledo, ex asesor de la Presidenta Michelle Bachelet.

En la ocasión, Ominami sostuvo que “es fundamental  -por de pronto- crear las condiciones para un acatamiento riguroso del fallo, sea  lo que la Corte indique, y sobre todo trabajar profundizando las relaciones desde el punto de vista político, económico y comercial, para ir en  la dirección de lo que Vargas Llosa y Jorge Edwards denominaron una paz auténtica, definitiva”.

El presidente honorario del centro progresista, sostuvo que ya existe otra actividad programada para el 30 de noviembre en las ciudades de Tacna y Arica, en la que se analizarían –entre otros- propuestas que puedan fortalecer el polo de integración entre ambas ciudades fronterizas.

“Como resultado del encuentro y a petición de las propias autoridades peruanas,  continuaremos extendiendo nuestro programa. Estamos pensando realizar actividades con posterioridad”. Al respecto dijo que una de las posibles actividades es un intercambio simbólico de jóvenes de Chile y Perú y encuentros de integración energética y minera.

“Planteamos también la propuesta -que surgió de nuestra reunión- de que sería  muy importante fortalecer los gestos previos a los alegatos. Que  los países hagan un esfuerzo, entendiendo que cada cual hará todo lo que esté a su alcance para ganar y persuadir a los jueces de La Haya de las bondades de su posición, que no vale la pena ganar de cualquier  manera, que los alegatos pueden hacerse pensando que hay que continuar viviendo y trabajando hacia adelante”, dijo Ominami.