Grave comentario de Fiscales sobre “guerrilla rural”

Publicado : 18 Junio, 2012 en Portada, Prensa

por Domingo Namuncura //

  Las declaraciones del Fiscal regional de la Araucanía, Francisco Ljubetic, describiendo y calificando como “guerrilla rural” situaciones de violencia que ocurren en algunas localidades de la Región de la Araucanía, son preocupantes porque contrariando criterios internacionales, respecto de la diferencia entre “actos terroristas” y “acciones delictuales”, confunde eventos de ocupación de tierras e incluso incendios de maquinaria y bienes materiales, intercepción de ciertos caminos o seudo “enfrentamientos” con fuerzas policiales, como acciones guerrilleras y por lo tanto susceptibles de ser consideradas como “actos de terrorismo”. 

Las zonas que se encuentran cercadas y/o controladas por fuerzas especiales de la Policía del Estado de Chile, mantienen casi en condición de rehén a las comunidades indígenas afectadas por allanamientos constantes y vigilancia de diversos perímetros, tareas en las cuales se emplean numerosos recursos en equipos, bencina, telecomunicaciones, logística, movilización, armamento disuasivo y no tanto, implicando todo ello un oneroso gasto Fiscal para contener las legítimas demandas de tierras ante las cuales el Estado aún no brinda una respuesta eficaz. Señalemos que ésta es la raíz del conflicto y lo que ha hecho la presencia militarizada de fuerzas policiales es ir incrementando, paso a paso, la violencia local y ha logrado exacerbar la paciencia de las comunidades, especialmente porque respuestas como las entregadas por el Ministro Lavín (Mideplán), en cuanto a que el Presidente anunció la creación de un Area de Desarrollo Indígena en Ercilla, son insuficientes y no resuelven los conflictos existentes.

¿Cuál sería –entonces- la finalidad de las declaraciones del Señor Fiscal?. ¿Crear las condiciones para una nueva arremetida de grupos policiales con un incremento mayor de la fuerza?. ¿Abrir un mapa de seguimiento de actores y agrupaciones, indígenas y no indígenas, a quienes se pueda sindicar como “ayudistas” de la “guerrilla rural”?. Conocimos de esto durante la dictadura. ¿Busca el Fiscal crear una cierta “opinión pública” susceptible de brindar respaldo al propósito de mayor dureza militar y rigor policial para detener, encarcelar, acusar por sospecha y acometer de este modo con procedimientos que no se parezcan a la Ley Antiterrorista pero que se aproximen?.

El Señor Fiscal es un profesional inteligente e ilustrado. De otro modo no podría ejercer las altas funciones  a su cargo.  No le atribuimos ignorancia ni equívoco. En consecuencia, estamos ante un pronunciamiento extremadamente delicado, pues nadie apunta a la existencia de una supuesta “guerrilla rural” sin el objetivo de buscar atacar sus supuestos núcleos y para ello se requiere el respaldo de las instituciones, de los medios de prensa y de cierta opinión pública desprevenida.

Aliento la esperanza de que sus dichos sean fruto de una meditación insuficiente. De hecho, el Fiscal Nacional, Sabas Chahuán ha desmentido la idea de “guerrilla rural”. Lo mismo ha hecho El Subsecretario del Interior, emplazando además al Fiscal Regional para que “demuestre” su desafortunada aseveración.  En realidad- lo único que ayudaría a descomprimir las tensiones en ciertas comunidades indígenas del sur, es que el Gobierno cumpla los compromisos contraídos por el Estado; que atienda las demandas de derechos territoriales y no se continúe adornando la política pública indígena con iniciativas que no son sustantivas. Por otra parte, el principal control de situaciones de tensión en el sur se descomprimen si la fuerza policial del Estado desmilitariza la zona. Una cosa va relacionada con la otra.

Domingo Namuncura

Ex Director Nacional de Conadi

Director del programa de derechos indígenas,Fundación Chile 21

Analista indígena del Barómetro de Equidad, Fundación Equitas