Gobierno de Piñera supera al de Bachelet en creación de comisiones asesoras

Publicado : 23 Enero, 2012 en Prensa


“Este va a ser un gobierno que no se va a quedar atrapado en comisiones, sino que va a ser un gobierno de acción”. El anuncio lo hizo el presidente Sebastián Piñera a pocos días de asumir su mandato en marzo de 2010. Sus dichos, refrendados esa vez por los dirigentes de la Alianza, también fueron interpretados como una crítica a lo hecho por su antecesora en el cargo, Michelle Bachelet.

Sin embargo, los datos dicen lo contrario. Y es que en casi 23 meses de gestión, el jefe de Estado ha mandatado la conformación de a lo menos siete Comisiones Asesoras Presidenciales de carácter no permanente, superando las convocadas por la ex mandataria, quien constituyó un total de seis grupos de trabajo en sus cuatro años de gobierno y muy por sobre las tres designadas por el ex presidente Ricardo Lagos, entre 2000 y 2006.

La situación registrada en la actual administración sólo se iguala con lo vivido en el gobierno del ex presidente y hoy senador, Eduardo Frei, quien entre 1994 y 2000, conformó también siete comisiones.

Así lo constató un análisis realizado por la Fundación Chile 21, que consigna que “a pesar de las críticas de ‘comisionitis’ que realizó la Alianza, la actual administración ya ha conformado 7 comisiones presidenciales”.

¿Resultado exitoso?
El estudio establece que si bien “es difícil evaluar el éxito de una comisión, un indicador posible a utilizar es si el trabajo de éstas se traduce, en un cambio en el estado original del problema o contingencia que llevó a su creación”.

De ahí que respecto a los grupos convocados por el presidente Piñera, Chile 21 sostiene que aun cuando “es demasiado pronto para evaluar el éxito de estos grupos, ya que debe transcurrir más tiempo para saber si las recomendaciones entregadas se traducen o no en proyectos de ley aprobados, programas u otra normativa impulsada por el Ejecutivo, es posible establecer algunas conclusiones preliminares. Por ejemplo, a la fecha, sólo una comisión ha finalizado su trabajo y se ha traducido en la presentación de un proyecto de ley, y su posterior promulgación”, como fue el caso de la instancia Mujer, Trabajo y Equidad, que propuso la extensión del post natal.

Asimismo, concluyen que “tres comisiones evacuaron sus recomendaciones finales (Salud, Seguridad del Trabajo y Desarrollo Eléctrico), no obstante, sólo dos han presentado proyectos de ley que se tramitan en el Parlamento”.

“Otros tres grupos están en desarrollo (Sistema Integrado de Comercio Exterior, Educación y Reforma Tributaria) y con fechas programadas de entrega de sus informes finales. Mientras que en el caso de la Comisión de Salario Mínimo, no hay información precisa respecto del resultado de la misma y cómo sus recomendaciones finalmente se traducen en proyectos de ley o normativa impulsada por el Ejecutivo”, constata el análisis.

Por qué de las comisiones
La directora ejecutiva de Chile 21, María de Los Angeles Fernández, destaca que si bien las comisiones presidenciales han constituido una práctica desde 1990, en la actualidad estos grupos “se generan en un contexto de profundización del agotamiento de los canales formales de procesamiento de las demandas, que se acentuó con el movimiento estudiantil, por lo que no serían consideradas legítimas”. Y, como ejemplo, recuerda dos casos: la comisión de expertos en energía a la que le colocaron enfrente una comisión alternativa que ya emitió un informe recibido por el Presidente Piñera y la comisión de expertos en educación del cual nadie se acuerda”.

En ese sentido, quien fuera el coordinador de la Comisión Trabajo y Equidad del gobierno de Bachelet, Patricio Meller, dice “hay comisiones y comisiones. Algunas se usan como esquema gatopardista, porque simula que algo se hace para distraer la atención de lo que está pasando y eventualmente no pasa nada, para descomprimir y hacer pensar que pasa algo y desviar toda la atención hacia la comisión“.

Publicado en “Diario Financiero” el 23 de Enero de 2012  Por Ángela Chávez Molina