TÉNGASE PRESENTE: Hasta cuándo, sabemos para qué

Publicado : 18 Enero, 2012 en Voz Chile 21

Por Francisco Vidal, en representación de la Fundación Chile 21

La reforma tributaria está instalada en el debate nacional. Existen propuestas para aumentar la recaudación, de la oposición; para disminuir la recaudación, de Libertad y Desarrollo y la UDI; y el “perfeccionamiento” tributario del Gobierno, que de acuerdo al Ministro de Hacienda, no se sabe si aumentará o disminuirá el ingreso fiscal.

Sin embargo, por el lado de los que no quieren una reforma tributaria -sean éstos dirigentes empresariales, intelectuales de derecha, partidos políticos de derecha, funcionarios gubernamentales y analistas económicos- se reitera un lugar común: ¿Para qué hacer una reforma tributaria si no se sabe en que se gastarán los nuevos recursos? Frente a esta majadería, en nuestra propuesta de Chile 21, hasta ahora, la única con destinos específicos para el gasto, hemos reiterado que los objetivos de la mayor recaudación son los siguientes:

100% de cobertura en la educación preescolar, Costo: US$ 1.270 millones anuales.
Aumento de la subvención escolar-base, de $ 45 mil a $ 100 mil para la matrícula municipal y particular subvencionada (93% del total). Costo: US$ 4.100 millones anuales.
Educación superior gratuita para los alumnos provenientes de la enseñanza municipal y particular subvencionada. Costo: US$ 2 mil millones anuales.
Aumento del per cápita en salud en un 25%. Costo: US$ 220 millones anuales.
Duplicar el Subsidio Único Familiar. Costo: US$ 280 millones anuales.
Aumentar en un 15% del Fondo Común Municipal. Costo: US$ 200 millones anuales

Basta de excusas, de eludir el problema. Para esto queremos una reforma tributaria de verdad