Presidenta nombra a Rodrigo Egaña para agilizar la gestión

Publicado : 15 Mayo, 2007 en Prensa

La función de este militante socialista, ex subsecretario de la Presidencia en el mandato de Ricardo Lagos, será clave en la gestión de Bachelet: deberá velar porque las metas del Gobierno se cumplan y “monitorear que la inversión pública se realice en concordancia con las decisiones presidenciales y los cronogramas previstos”, según informaron desde La Moneda.

“Hoy tenemos plata y hay que gastarla bien”. Así es como grafica un personero de gobierno el rol del nuevo director de gestión. En Palacio, Egaña se deberá coordinar con los ministerios de la Segpres, Interior y Hacienda.

Con esas directrices, Egaña llega para sumarse al equipo del “segundo piso”, integrado por asesores de la Mandataria.

En las últimas semanas se manejó la información de que la Presidenta buscaba a un hombre que cumpliera un rol similar al que tuvo Ernesto Ottone durante la administración de Ricardo Lagos. En ese momento sonó fuerte, y sigue rondando, el nombre de Juan Gabriel Valdés. Y si bien la idea se mantiene, se aclara desde Palacio que Rodrigo Egaña no llegará a ser “el Ottone de Bachelet” sino que tendrá un rol más operativo “de ejecución concreta” de las obras que tengan que ver con las líneas programáticas de la Mandataria.

Así, además de la relación formal que deberá tener con los ministerios políticos, Egaña mantendrá estrecha comunicación con Francisco Díaz, hombre del segundo piso que ha acompañado a la Mandataria desde la campaña y que está a cargo de la formulación y diseño de las políticas públicas.

Con este nuevo cargo que crea La Moneda se espera dar respuesta, en parte, a lo que la Mandataria ha venido diciendo desde la semana pasada.

“Deberíamos concentrarnos, independientemente de las diferencias que existan, en las soluciones que el país y la gente requieren”, manifestó entonces la Jefa de Estado.

La llegada de otro Mapu a Palacio

“Yo me voy, la Presidenta lo ha hecho y demostrado que aquí quiere caras nuevas y me parece muy bien que así sea”. Con esas palabras, Rodrigo Egaña dejaba, en marzo de 2006, el gobierno del ex Presidente Lagos. Pero catorce meses después, vuelve.

“Combina lo que hoy se necesita: alta capacidad técnica y entendimiento político”, sostiene un alto personero de La Moneda sobre este socialista que ha trabajado en el Gobierno en los 17 años que lleva la Concertación en La Moneda.

En ese plano se menciona el rol que jugó los tres últimos años del sexenio de Lagos como subsecretario en la Secretaría General de la Presidencia.

Dentro del socialismo, Egaña mantiene un perfil moderado. No es de la línea de Camilo Escalona ni de la Presidenta, la Nueva Izquierda, sino que comulga con las visiones de José Antonio Viera-Gallo.

Ingeniero comercial, egresado de la Pontificia Universidad Católica de Chile en 1970, llegó a los gobiernos concertacionistas de la mano de Patricio Aylwin, quien lo nombró en la dirección de la Agencia Internacional de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Con Eduardo Frei estuvo a cargo de la coordinación interministerial en la Secretaría General de la Presidencia y luego se hizo cargo de la Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama).

Amor y odio vivió luego con Ricardo Lagos, ya que el año 2002, como mandamás del proyecto de Modernización del Estado, sintió que el gobierno de entonces no le daba prioridad a la materia y optó por irse. Pero volvió a La Moneda como subsecretario del ministro Eduardo Dockendorff. Actualmente, este ex Mapu forma parte de la Fundación Chile 21, a cargo del programa político, específicamente del Taller de modernización del Estado.